Con esa carita…

por Alicia Pérez Gil

Con esa carita de buena chica, con esa carita de niña dulce, que lo es, con los comentarios que hace cuando la enlazan, o le dicen algo bonito -porque lo merece-, luego nos dice cosas como las que pego más abajo.

Y no me refiero a que haga lite erótica de la buena, que eso se puede hacer con la cara que se quiera. Me refiero a las bofetadas como panes que reparte cuando le tocan mucho los bemoles. Y me imagino que se los tienen  que tocar mucho… pero mucho para hacerla reaccionar, porque sus intervenciones en la red van cargadas de buen rollo, le digan lo que le digan. 

Antes de trabajar con ella -si es que esto de los tacones se puede llamar trabajo- yo la miraba así, de perfil a perfil, de muro a muro y pensaba: “No se puede ser así de maja siempre. No se puede tener una palabra amable en los labios siempre”. Pero oye, sí.

Si estás de bajón es la primera en tenderte una cuerda para que trepes, si estás de risas se ríe más alto que tú,  si toca ponerse seria y currar… pues como la que más.

En fin, que me faltan palabras para describir el placer de compartir blog con Irene Comendador.

Ved su Encuentro en tacones ya mismo. No sé muy bien si lo que cuenta es cierto o no, porque la cosa de los mojitos a veces es muy dura y las lagunas mentales a mi edad…  Pero algo de verdad habrá. Algo de verdad, mucho humor y mucho de la parte buena de Irene.

De la otra parte dejo una muestra aquí. El artículo entero lo podéis leer en el periódico en el que también trabaja (¿He dicho ya que trabaja mucho?)

————————————————————-
Extracto del artículo Los lectores despistados existen.(http://www.lr21.com.uy/)

Todos sabemos que los escritores que escriben sobre terror, muertes y violaciones, han cometido en su vida este tipo de atrocidades. Entendedlo, se tienen que documentar antes con la práctica.
Todos somos conocedores de que autores de obras de ciencia ficción han vivido en el espacio, y autores de fantasía han conocido a elfos y vampiros, han jugado a la canasta con minotauros y se han tomado unas copitas con sirenas a punto de perder su cola por culpa de algún beso prohibido.
Todos sabemos ese tipo de cosas. Y es totalmente cierto que la gente que le gusta escribir sobre historia ha vivido millones de años para poder estar en todas las épocas y así describir sus vivencias y las de los demás.
¿Y qué me decís de los escritores que han tenido la suerte de viajar a cada uno de los rincones del planeta para poder hablar con certeza de los lugares en los que transcurren sus textos? Vamos, que me estoy pensando muy en serio cambiar de género literario pero ya; siempre quise conocer Australia en época estival.
Anuncios