¿Quién es Alicia?

por Alicia Pérez Gil

Manzanas traigo.
Alicia soy yo: nací en 1974, hago fotos, escribo relatos –y alguna novela-, tengo una vida ajetreadísima en Facebook –y la disfruto más que los bombones de chocolate con trocitos de avellana-, hago de amazona apocalíptica en un blog que no es este y ya está. Más o menos…

La gente metódica (yo soy muy organizada pero no soy metódica), se pone fechas y plazos. Yo no. Yo escribo, fotografío y comparto al ritmo binario que me marca San Queremos. Un santo muy socorrido que conocí en época universitaria, cuando comencé a celebrar fiestas en         conmemoración suya.
Aún así, se puede poner un poco de orden en todo ello para que lectores y amigos (ojalá todos los segundos se conviertan en primeros) cuenten con alguna pista:
Escribo en Personal y transferiblecada vez que encuentro algo que me apetece transferir.  Es mi blog personal y hablo mucho de mí: de lo que me da risa, de lo que me gusta, de lo que me llega, de lo que me duele, de personas, animales o cosas que quiero recordar cuando sea viejecita y viva en una residencia de ancianos con wifi. No esperéis grandes alardes de sabiduría, por favor. Salvo en contadas ocasiones, escribo con humildad. Entendiendo humildad como conocimiento de que lo que digo es sólo mi opinión. Eso sí, convencida de que mi opinión es tan válida como la de cualquiera y además, en lo que le toca a mi vida y mis cosas, la única opinión verdadera… hasta que la cambie. Y cambio a menudo de opinión. En cuanto me encuentro alguna mejor que la mía 😉



Inquilinos del espejo, el blog, nació como plataforma para promocionar la colección de relatos del mismo nombre, de venta en Amazon… de momento. Ahora es el feudo privado de Max Knows How, un chimpancé con aspecto de detective salido de los años 50, al que contraté para hacerme unas entrevistas a bajo precio. Cierto: alguna protectora podría echarme en cara el salario ínfimo del mono, pero al menos yo creo puestos de trabajo.
Me cae bien, Max. Y preveo un aumento de su protagonismo. Le gustan demasiado las mujeres y el whiskey de malta, pero se puede hablar con él. Ha entrevistado a personajes del espejo…
Lo que nos lleva al mismo espejo:
¿Qué es el espejo?
Un frenesí
¿Qué es el espejo?
Una ilusión
Que el mayor espejo es pequeño
Y toda la vida es espejo
Y los espejos…
Sueños son


Y, ahora sí, hablaremos de mí. Me llamo Alicia, ya lo dice más arriba. Fue un acierto de  mi madre con el que mi padre estuvo de acuerdo. Mi nombre me da muchas facilidades en el mundo de la ficción. Toda la vida huyendo de la gracia fácil, toda la vida escapando de aquellos que recitaban lo del país de las maravillas… hasta que me di cuenta de que era una ventaja.
Yo tengo un país. Mi prima la Carrol se adueñó del de las maravillas, yo me he quedado con el espejo. En el espejo, dentro del espejo, viven todos mis personajes, que no son sino reflejos de las personas y las cosas con las que me cruzo a diario ¿Quiere esto decir que son autobiográficos? ¿Qué los conozco? Pues no. Quiere decir que casi nada es inventado, que la realidad supera con creces a la ficción y que los autores sólo podemos presentar reflejos. Con más o menos tino, eso sí.
¿Todo lo que escribo sucede en el mismo universo? Sí, si duda. Es uno muy parecido a este nuestro, en el que las reglas básicas son las mismas, pero se hacen algunas modificaciones. Por ejemplo, hay monstruos, los objetos domésticos ejercen extrañas influencias en las personas y los niveles de normalidad o anormalidad son… diferentes.
¿Y yo? ¿Dónde vivo yo? Pues yo vivo en Madrid y en mi casa sólo hay, colgados de la pared, cinco espejos, cuatro cámaras fotográficas y algunas veces he creído que fantasmas. Hace tiempo que no les oigo, pero cuando me mudé había por lo menos tres.

Con un par de tacones es el otro blog donde podéis encontrarme. En este sólo publico los miércoles: una sección que se llama Galletas de la suerte. Comparto espacio con cinco mujeres que deberíais conocer. Entre todas hablamos, básicamente, de lo que se nos ocurre. Cualquier cosa que no tenga que ver con nuestra rutina vital, nuestra rutina literaria ni ninguna rutina en realidad. Vamos juntitas, subidas en unos tacones que nos permiten otear el horizonte y, sobre todo, nos divertimos. Si no formase parte de este grupo, sin duda lo seguiría. 

Os lo recomiendo de verdad de la buena.

Amazon es la tienda online donde vendo Inquilinos del espejo. A 0.89€ hasta que la muerte nos separe a los chiquiprecios y a mí. Más libros subirán antes de que termine el año.
Wattpad es la plataforma de lectura gratuita que utilizo para difundir la otra parte de mi obra, aquella por la que prefiero no cobrar. La exposición completa de mis argumentos la he dado en otra entrada, así que no me extenderé. En resumen: si quiero que todo el mundo lea, tendré que poner facilidades. Si quiero que la cultura sea accesible, tendré que hacerla accesible. Al menos la parte que me toca. De ahí el precio irrisorio de lo que vendo en Amazon.


En Flikr, aunque muy abandonado estos meses, cuelgo mi trabajo fotográfico. No cuelgo todo, ni lo actualizo a menudo; pero si te interesa, puedes encontrar una muestra de lo que he hecho hasta el momento. Si eres de Madrid y te apetece hacerte un book, no dudes en decírmelo. Quizá no te vayas a casa con una sesión al uso, pero te habrás divertido. Y del presupuesto ya hablaremos.


Y en Facebook estamos los Inquilinosdel espejo y yo misma. Quizá agregarme como amiga y darle a me gusta a la página sean las mejores maneras de estar al día de todo lo demás. Ahí actualizo contenidos a diario –o cada hora- y me pierdo por los muros propios y ajenos las horas muertas.
Total, que esta soy yo y estos son mis trabajos, con enlaces para que los tengáis todos a mano
Como siempre, si tenéis alguna duda, sugerencia o pregunta, no dudéis en… bueno, en hacérmela llegar de alguna de las maneras que ponen  a vuestra disposición todos estos sitios web. La mejor: un comentario ahí abajo o un mail a inquilinosdelespejo@gmail.com
¡Gracias a todos!


Anuncios