Las entradas más populares de 2012

por Alicia Pérez Gil

Cuando los gatos bufan
¿A qué sabe un melocotón?
 

Estas son las entradas más populares de 2012. En fin, no trato de darme pisto, son las más populares de mis entradas personales y transferibles. Durante este año he transferido unas 22.000 cosas. Las más, no me engaño, vistazos a las imágenes de apoyo de los textos. Que la segunda entrada más vista este año se titule “Las tetas de Kate Middleton” me da la medida del modo en qué consigo tráfico. No es algo que busque. Si hay una sola cosa de la que me sienta orgullosa respecto a este blog es que he conseguido ser, sobre todo, honesta.

 

He escrito mucho acerca de literatura, de escribir, etc, pero parece que a vosotros os gustan más las entradas tipo zen new age. Os confieso que me sorprende. Por ejemplo, ¿A qué sabe un melocotón? habla de la dificultad para comunicarse a un nivel real incluso cuando usamos las palabras más sencillas. Este es un tema que a mí me trae por la calle de la amargura desde tiempos inmemoriales y que me alivia mucho compartir.
“Cuando los gatos bufan” habla de… ¡Fútbol! Vale, y de gregarismo, y de necesidad de sentirse parte de algo y del desprecio como arma… Cuanto mayor me hago más creo que debería hacerme socióloga, sicóloga y antropóloga. Como no me sobra el tiempo y prefiero escribir(os), dejo estas entradas de blog a medio camino de todo en las que espero que encontréis un camino por el que avanzar en ideas y pensamientos que yo solo apunto. No doy para más.
El León Melquiades es una de las entradas más personales del año pasado. En ella os cuento de qué manera me afectó la muerte del único hermano de mi madre. Hace mucho que no la releo. Hay en ella fragmentos de mi infancia que todavía están tiernos.
Retales: Cuento de Carnaval 2012
El león Melquiades viaja en Seat
Pero también está entre las entradas más vistas un pequeño relato que presenté a un concurso que no gané. Se titula Retales, la fotografía que lo ilustra es mía y estoy encantada con que lo hayáis visitado tanto. Primero porque es una historia de optimismo, de superación, de seguir adelante a toda costa. Es una historia mía, además, y tengo tanto ego como cualquiera (puede que más que la mayoría). Pero, sobre todo, porque con este relato, gracias a ese concurso perdido, conocí a personas de las que aún no tengo constancia que sean reales, pero a las que les he tomado mucho cariño. Esto es importante para mí. La diferencia entre la amistad y el cariño. la amistad debe ser bidireccional; el cariño, que es una manera de no asustarnos cuando queremos decir amor, puede ser unilateral. Y gracias a estas pocas líneas encontré gente como Gustau o Irene, a los que quiero mucho. Y a partir de ahí a casi todos los demás.
Derechos de autor
Alguna de las entradas más populares, me temo que lo es por lo que pueda tener de polémica. En “Derechos de autor” comienza mi ideología literaria, la que me lleva a vender muy barato. Os recomiendo que leías ese comienzo y que le echéis un vistazo a los comentarios. Ya me tiraron los trastos a la cabeza en su momento y creo que me expliqué con suficiente claridad entonces. Las cosas fueron evolucionando y lo último que he escrito acerca de literatura y comercio, está en la entrda en la que presentaba Deabru. No es un best seller de blogger, pero os la dejo como complemento a la otra.
Sin embargo, la mayor parte de lo más visto es bueno. Bueno de bondad, no de calidad. Así que entre los grandes éxitos personales y transferibles nos encontramos con http://www.librerilibroslibres.org, un proyecto solidario y altruista con el que colaboré puntualmente y que sigue vivo. Si os sobran libros, podéis llevarlos allí. Si no podéis comprarlos, allí los regalan. Es una de las entradas más comentadas y me enorgullece decirlo: mis lectores son gente con alma, con principios, generosos. Sois encantadores.
Libreríalibroslibres.org
El gran triunfador de 2012 en este blog ha sido Iván Hernández. Su entrevista en dos partes (porque yo tengo incontinencia verbal, pero lo suyo raya la enfermedad y la cosa nos quedó inabarcable de larga) fue la primera que contestó. ¿Por qué entrevistar a este hombre que en aquel entonces frecuentaba la tibia zona media de las listas de Amazon? Pues porque se veía venir. Yo no soy una visionaria, así que creedme: se veía venir. La primera parte de este reportaje se llama “El trabajo duro” por algo. Creo que a la gente que trabaja tanto al final le cunde. Yo admiro muchísimo a la gente que trabaja de esa manera incansable. Posiblemente porque mi capacidad para la dispersión -toma eufemismo- me impide hacer lo propio. Así que mi primera entrevista fue un homenaje. A los lectores de Iván se la recomiendo para conocerle mejor. A los escritores se la recomiendo para que aprendan nuevos y mejores hábitos para un mundo nuevo que quizá no sea mejor.
Iván Hernández II: Los resultados
Iván Hernández I: El trabajo duro
Y por último, contra todo pronóstico, estoy yo diciendo mis tonterías. Mi primera entrada de vídeo, con unos pelos de susto, nada concreto que dedir, una iluminación digna del mejor Ed Wood, un guión inexistente (a ver, no tenía nada que decir) y muy poca vergüenza. Yo lo digo cada vez que tengo ocasión: hay que divertirse, hay que hacer el tonto. No se puede dejar pasar ni una sola oportunidad de comportarse como un auténtico payaso. Además, yo he nacido para la farándula. Ya grababa programas caseros de radio con mi hermana pequeña, cantando Like a prayer de Madonna a grito pelado, con la letra escrita porque no sabía inglés. Ahora he madurado como persona y canto en el Singstar. Suele acompañarme Emilio y me pongo MUY competitiva. En este vídeo no canto, pero dadme tiempo…
¿Y que por qué os dejo todo esto aquí? Pues porque el fin de año también afecta al Grinch. Esto no tiene nada que ver con la navidad. No, no, no, no. Esto es porque se avecina el 2013, hoy es viernes, no vuelvo a la oficina hasta el miércoles y solo Dios sabe si volveré a escribir antes. No puedo dejaros solos en internet. Entendedme, polluelos míos.
Que sí, que Dios, vosotros y yo sabemos que yo vivo del blog (no del dinero que me da, porque no me da, sino de sus satisfacciones) y que si no escribo me muero. Pero, oye, tampoco es mala idea hacer un top-ten. Lo hacen teles y radios ¿no? Pues si la tele y la radio se tiran por un puente, allá que voy yo.

Disfrutad mucho. De estas letras mías o de las de otros.
Besos mil.

Anuncios