El devorador

por Alicia Pérez Gil

Il Divoratore

My rating: 2 of 5 stars

En español, “El devorador”

Dos estrellas en lugar de tres porque la idea es interesante y el comienzo de la historia muy efectivo. Cierto que soy especialmente proclive a disfrutar historias de niños malvados, diferentes y desafortunados. Los primeros tres capítulos de El devorador presentan unas relaciones familiares nefastas, unos personajes herederos de sus circunstancias y un clima seco, duro. Lo que me gusta, vaya.

Además el personaje oscuro, el propio devorador, como aún no está del todo dibujado, despierta cierta intriga. Así las cosas, sigue una leyendo.

Lo que ocurre es que, tras ese comienzo tan prometedor, a la autora se le van las cosas de las manos. Construye una historia nueva donde el personaje principal no está siquiera esbozado: una educadora y su novio, meras siluetas, tratan de desentrañar un misterio y lo consiguen gracias a recuerdos fragmentados y deducciones que al lector se le escapan. Al menos a esta lectora.

La trama y la manera de resolverla beben de películas como “The ring” y el villano pasa a ser una sombra maligna sin demasiada justificación. Lo sobrenatural tampoco se justifica más que por la magia de las películas de caserones encantados. Un deus ex machina como una casa que a estas alturas no debería convencer a nadie.

Sin embargo ninguno de los anteriores es el motivo principal de que la obra se quede an agua de borrajas. El problema real es que no hay posibilidad de identificación con ninguno de los personajes. Son todos tan leves que no te puedes aferrar a ninguno de sus rasgos. Y eso que algunas de las imágenes son muy impactantes.

Tampoco funciona el miedo. Se trata de un terror difuso, sin objeto.

En definitiva, un bluf.

La lástima es que realmente prometía.

Anuncios