Quiérome mucho – Regina Roman

por Alicia Pérez Gil

Alicia Pérez Gil, escribir, leer, vivir, amar

Pues estas son las últimas cinco horas que he pasado leyendo. Las primeras páginas se me fueron en FNAC, entre sonrisas. Primero porque Regina escribe de manera divertida, claro. Pero también porque leer un libro de una autora que ya habías conocido es un poco como reencontrarse con una amiga. Se reconocen los giros, las maneras… entra una en terreno familiar y se siente a salvo.

La novela, que habla de Marina y Adela, de su no quererse nada, de sus complejos y de lo mal que se tratan a si mismas, podría haber sido un dramón, pero no lo es. Lo hace muy bien la Roman, esto de darnos cancha mientras nos cuenta historias muy duras. Y yo he disfrutado mucho mientras leía, pero no he podido dejar de preguntarme cómo sería una novela seria de Regina Roman. Y sospecho que sería muy buena. Un argumento en el que no recurriera al humor, en el que quisiera retorcernos las tripas… Prefiere no hacerlo, ella es más del happy side, así que me quedaré con las ganas.

En cualquier caso, en Quiérome mucho los personajes se hacen tan cercanos como siempre a pesar de que se desvían un poco hacia la caricatura. Es lo que tienen las historias ejemplificantes. Aunque eso no quita para que la arpía entre las arpías tenga un pequeño doblez donde se ve su debilidad o para que el pequeño elfo oscuro no sea sólo una colección de improperios bien intencionados. Los hombres salen peor parados, pero es que esta es una novela para mujeres y Regina hace un poco (o un mucho) de hada madrina. Al final se desvelan algunos milagritos pero ¡Qué demonios!

Leedla si tenéis oportunidad. Un ritmo excelente, mucho ingenio y finales que auguran felicidad. A veces hacen falta estas cosas.

Anuncios