Curso de novela detectivesca: “La joven desaparecida”, de Hillary Waugh.

por Alicia Pérez Gil

Alicia Pérez Gil. Hillary Waugh, leer, escribir

Sí, la he leído por error, pero ha sido un error muy aprovechable.

En pocas palabras, se trata de un curso intensivo de novela de detectives, especialidad “road novel” donde hay un crimen, un detective persigue a la asesina y luego todo el país les persigue a ambos. No paran quietos, de ahí lo de road novel. Es una novela corta que a mí me ha llevado siete viajes en metros; es decir, tres horas y media de lectura, una fruslería si lo comparamos con algunos tochos de muchísimo páginas que no dejan de ser entretenimiento. Vamos, lo mismo que esto, que no va a ninguna parte pero está bien escrito, es ágil, te mantiene en tensión, cumple con todas las etapas del viaje del héroe y, en definitiva, leído con aprovechamiento sirve lo mismo que un curso caro sobre cómo escribir una novela de detectives.

En el programa encontrarán:

  1. Creación de personajes con sus defectos, sus virtudes, sus contradicciones y sus rasgos característicos que, sin embargo, tampoco son personajes profundos de la leche del café porque esto, señores, es una novela de acción pura y TODO está supeditado a la acción. No obstante los protagonistas tienen sus dobleces y ambos cuentan con su arco. Por si los puristas.
  2. Cómo hacer pasar ocho horas en dos párrafos, dentro de un coche que trata de alcanzar a un autocar de línea de manera creíble y con gracia. Esto debería estudiarse en todos los sitios donde se estudia lo de escribir. En serio, que el tiempo pase es una pesadilla y el autor (se llama Hillary, pero es un tío) se lo monta fenomenal con las transiciones.
  3. Cómo sostener el suspense: venga de huir, venga de meterse en camisas de once varas, venga de estar junto a la puerta del infierno y al 96% de la novela aún te preguntas si lo conseguirán o no. Cierto que te lo preguntas poco y que hay que ponerle un poquito de ingenuidad, pero la historia es de los años 60 y aún así se sostiene. Hay un par de momentos de encerrona (tres de hecho, los que tiene que haber, según el canon) que te ponen ahí un nudo en la garganta.
  4. Cómo solventar un final con gracia y carácter, sin deus ex machina que valga, sin sorpresas de última hora pero sorprendiendo.
  5. Cómo a las novelas buenas también se les escapan detalles que las impiden ser perfectas. Si alguien la lee hablaremos del reloj sumergible. No, no es un spolier.
  6. Viene con historia de amor incluida.
  7. Creación de emociones intensas sin caer en el histrionismo. Siempre teniendo en cuenta que TODO está supeditado a la acción.
  8. Descripciones cortas, precisas, útiles que no entorpecen el ritmo ni el desarrollo de la trama.

Vamos, una delicia de lectura ligera. Para más datos, hacer click aquí.

Anuncios