Cosas de Harry Potter II: El vidrio que se desvaneció

por Alicia Pérez Gil

HARRY-POTER-FEATCapítulo 2. El vidrio que se desvaneció.

Donde aprendemos dos cosas: que la familia de acogida de Harry podría protagonizar un freak shoyw y que Harry es un poco raro, aunque no parece que se de cuenta. Asistimos al episodio del cristal que desaparece y la serpiente que se escapa y ¡Harry habla con ofidios!

Es verdad que, como capítulo, tampoco da para mucho meterse en análisis de trama y acción trepidante, pero sí que nos pone en antecedentes de lo que quizá pase en el futuro. Al fin y al cabo, esta presentación de Harry Potter en el mundo real (lo que viene a ser el paso 1 en el ciclo del héroe), nos da algunas claves y nos presenta a algunos personajes de cierta relevancia.

  1. Los Dursley son una familia espantosa no porque malcríen a su hijo y maltraten a Harry. Tal como lo escribe la Rowling, el primer defecto de los tíos de Potter es que no les gusta la magia. La desprecian, la consideran peligrosa y la quieren fuera de sus vidas. No son malos con Harry porque no le quieran, es que Harry es malo porque es mago.  Los Dursley además no cambian ni cambiarán. El capítulo comienza con la afirmación de que en Privet Drive todo seguía igual y termina con un Harry sin esperanza de que algo cambie en el futuro. Esta estructura se repite en todos los libros: Harry vuelve una y otra vez a casa de sus tíos, donde se desarrollan escenas más o menos cómicas en las que la magia, la naturaleza del muchacho, le lleva a Howarths, donde debe estar.
  2. La señora Figg, que se rebelará como una gran aliada de Harry mucho más adelante, se presenta aquí como una vecina anodina que a veces cuida del muchacho. Adora los gatos, su casa huele raro y cocina fatal. La pobre es torpe a todos los efectos.
  3. Dudley. Un verdadero ser humano repelente en todos los sentidos. Parece un bruto sin discernimiento, sin embargo se las apaña para manipular a sus padres y ser el líder de su banda de ladrones. En el futuro será el único miembro de la familia con cierta capacidad de entendimiento.

En segundo lugar, entramos en contacto con las normas que rigen el mundo real. Son pocas:

  1. Pasar desapercibido es la clave. No hacer nada extraño. Pero Harry es el niño que sobrevivió y eso le convierte en alguien excepcional. Alguien a cuyo alrededor, además, pasan cosas raras sin que pueda hacer nada por evitarlo. Eventos mágicos que lo único que hacen es mostrar su verdadera identidad. Curioso que Dumbledore le llevase a Provet Drive para evitar que creciera abrumado por la fama y sus tíos le obliguen a lo mismo ¿no? 😉
  2. No hacer preguntas. Pero es un niño de casi once años, curioso. Los niños hacen preguntas a todas horas. Aunque en realidad esta norma sirve para ilustrar el carácter de la familia Dursley, que, según Harry: “parecían pensar que pudiera tener ideas peligrosas”.
  3. No mencionar a sus padres en un entorno en que los adultos les insultan no es sencillo.
  4. Obedecer: Harry hace lo que puede, pero es incapaz de controlar su identidad.

Este apartado es importante, porque dentro de unos pocos capítulos hablaremos de las normas del mundo mágico. Mientras que estas ron reglas de negación de uno mismo, restrictivas, y egoístas, aquellas serán completamente distintas.

Que haya normas da a Harry una oportunidad increíble de romperlas. Y las rompe. Y al lector le gusta que lo haga. Al final las normas definen el tipo de mundo en el que uno se encuentra. En este caso un lugar autoritario al que no se pertenece.

Hablar con las serpientes también reviste su importancia. Las serpientes no se distinguen por su popularidad entre los seres humanos y Harry se hace inmediatamente amigo de una, la libera mientras todos salen corriendo, espantados. Harry, quizá, no sea el buen chico que parece, después de todo. Durante toda la serie hay momentos de duda. Incluso al principio. Hablaremos dentro de muy poco de Longbottom y los paralelismos vitales de ambos. Personalmente suy muy de la teoría conspiranoica que dice que Neville era el elegido, en realidad. Al fin y al cabo, al contrario que Harry es un héroe activo. Pero no adelantemos acontecimientos.

Podeis ir consultando esto, un trivial de Harry Potter que yo pienso pedir hasta que una lechuza lo pase por debajo de mi puerta…

Anuncios