Visto en la calle Goya a la hora de comer

por Alicia Pérez Gil

FEAT-ESCRIBIR

 

 

 

 

La chica simpática y guapa

camina con el chico.

Delante de ellos, los demás.

Ella dirige conversaciones

hasta que el más pequeño,

el más feo también,

grita, jubiloso, el nombre

de un comercio.

—¿Qué dice este ahora?

Pregunta la chica simpática

y guapa,

de pelo largo, piernas infinitas y

seguridad mermada.

—Hay estuches y rotus chulos—

añade el niño;

más niño que los otros,

lleno anticipación

emocionada.

—¿Para qué quiero yo un rotu?—

pregunta ella de nuevo.

—Le pintaré un bigote en la cara.

Así se retrata sin saberlo.

Menos guapa ya,

menos simpática.

Anuncios