Qué es poesía, me preguntas.Y qué más da, te contesto.

por Alicia Pérez Gil

FEAT-ESCRIBIRYa lo decía Neil Gaiman: Make Good Art. Más abajo la traducción del prólogo de “La esposa del mundo”, de Carol Ann Duffy, que maneja la rima y el ritmo con una sutileza digna de una gran comedora de sushi.

SOBRE ALGUNOS POETAS

Puso Becquer la poesía en “ella”

porque no había barras de bares

y era él de elevar a las mozas

por los más altos lugares.

A saber con qué intenciones

robaba los tiernos corazones

a golpe de sonoras palabrejas

a jóvenes lozanas, nunca a viejas,

y usaba para ello la falacia

del poeta de alta estela planetaria:

“La quiero, señorita, la haré mía,

es usted como la poesía”.

La pugna en sí viene de lejos:

¿Es poesía si no riman los versos?

¿Será poema si no habla de lo alto?

Un poco como los dos viejos conejos

Jugándose la vida a si son galgos

o si se acercan dos podencos.

Decían unos del verso libre

que es como la carne cruda a la cocina.

Yo recomiendo sushi  o tartar ruso;

Si de algo conozco es de comida.

Pero bueno, en cualquier caso,

poco importa la respuesta

y mucho dice la pregunta

acerca de aquellos que la testa

la dedican a acotar al que disfruta

y no a volverse locos en la fiesta.

duffy.JPG

La poesía es placer.

Algunas veces la gente me pregunta por qué debería leer un poema. Hay muchas razones; desde lo profundo (un poema es una forma tan antigua de comunicación que leer poesía parece una necesidad evolutiva) a lo práctico (un poema es como un café solo, la manera más rápida de conseguir un chute de energía mental y espiritual).

Podemos hablar de poesía como de una maroma en mitad de una tormenta. La poesía como un mantra continuo para la salud mental. La poesía es el taller más largo que se haya impartido en el mundo acerca de cómo amar. La poesía como una conversación a lo largo del tiempo. La poesía como un ácido purificador de clichés.

Podemos decir que un poema es un detector de mentiras. Que el poema es un modo de hablar sin perder la emoción. Que un poema es una manera de sentir sin que el sentimiento resulte tan abrumador que nos impida pensar. Que el poema “son las mejores palabras lo mejor ordenadas posible” (Coleridge). Que el poema “mantiene el corazón abierto a la verdad y la belleza” (Coleridge de nuevo ¿Quién se resiste a esos románticos?)

Que el poema es una intervención: “La capacidad de introducir un cambio en las condiciones exitentes”(Murial Rukeyser).

Que la poesía, dijo Seamus Heany “es lo bastante fuerte como par ayudar”.

Sí.

Y placer.

Carol Ann Duffy ha dicho a menudo de la poesía que es un acto diario y no una ocasión especial. Quiere que la disfrutemos, que tomemos tanta como nos apetezca, que seamos capaces de proporcionarnos una cantidad ilimitada de poesía fresca cada mañana; que dejemos que la poesía sea tan diaria como la conversación  porque la poesía es conversación.

Anuncios