Personajes LGBT en literatura y la historia de terror que esconde la pregunta de si “meterlos” en mi novela es “natural o no”

por Alicia Pérez Gil

FEAT-VIVIRCuestiones previas

Vale la pena empezar este post advirtiendo que yo soy una mujer cishet y que por tanto escribo desde el privilegio. Ese privilegio se manifiesta en cosas como estas, que siempre he dado por supuestas:

  • Yo puedo ir por la calle con mi marido sin que nadie nos mire raro.
  • Yo puedo alquilar una habitación de hotel para compartirla con mi marido sin que me pongan pegas.
  • Yo puedo visitar Moscú y besar a mi marido en mitad de la Plaza Roja sin miedo a que me encarcelen.
  • Yo puedo visitar cualquier país europeo y besar en público a mi marido sin miedo a que me maten o me encierren en un campo de concentración.
  • Yo puedo ir de tiendas por Madrid sin que me expulsen de un centro comercial o sin que me den una paliza. Madrid, capital de España, 2017

Yo no tengo que pedir refugio a asociaciones como CEAR. Quizá no sepáis esto, pero en 2017 se están recibiendo más peticiones de asilo de personas LGBT que son perseguidas por su orientación sexual o por su identidad de género que de personas afectadas por el conflicto sirio.

Todo eso es cierto y, si en el resto de este post ofendo a alguien que no disfrute de todos esos privilegios, agradeceré que me lo haga notar. Porque me parece imprescindible, para acabar con los prejuicios, que todos seamos conscientes de que los tenemos, de cuáles son y de cómo terminar con ellos.

Lo que importa en una novela

Esto es opinable, claro, hablo aquí de lo que a mí me importa en una novela. Seguimos con los listados. Una novela debe:

  • Estar bien escrita. Seguir las normas de la ortografía y la gramática.
  • Obedecer a algún criterio estético (a ser posible el del autor)
  • Contar una historia interesante tanto para el propio autor como para los lectores (en ese orden). Entretener, vaya.
  • Contar con unos personajes no unidimensionales
  • Obedecer determinadas reglas de coherencia interna. O sea, tener sentido.

Se trata de un resumen y se puede hablar de cada uno de esos puntos largo y tendido, pero creo que sirven para establecer las bases de lo que diré a continuación. Seguro que me he dejado alguna cosa, como la originalidad.

Qué convierte a una novela en un panfleto o vehículo propagandístico

A riesgo de quedarme corta, diré que es propaganda toda obra pretendidamente artística cuyo único o principal objetivo sea servir de vehículo a la propagación de una ideología determinada.

¿Es panfletario introducir personajes LGBT en una novela?

No.

Formar parte del colectivo LGBT no es pertenecer a una ideología determinada. Esto queda muy claro, como casi todo, cuando le das la vuelta: ¿determina tu condición de cishet tu ideología?¿no? Pues eso, al revés tampoco.

¿Qué estás diciendo cuando dices que solo se pueden meter personajes LGBT en una novela si se hace de forma natural?

Estás diciendo bastantes cosas que no te gustaría que dijeran de ti mismo. Por ejemplo, estás diciendo que ser cishet es natural pero que ningún otro tipo de sexualidad o de identidad de género lo es. O sea, estás diciendo que las personas LGBT son ANTINATURALES. Que sí, que no es lo que quieres decir, pero es lo que estás diciendo.

Estás diciendo que las historias piden personajes cishet de serie, menos cuando por casualidades del destino piden un personaje LGBT. O sea, que estás diciendo que las personas LGBT son excepción. Esto es muy peligroso. Puede que no lo parezca, pero lo es. Porque casi todo se hace pensando en la mayoría, no en las excepciones. Lo que podría conllevar que la “excepción” que tú dices que es el colectivo LGBT se viera privada de derechos que asisten a la mayoría. Por ejemplo el derecho a firmar un contrato. Por ejemplo el contrato de matrimonio. Por ejemplo el contrato de adopción. O cualquier otro.

Estás diciendo que existe una diferencia esencial entre tú, que eres cishet, y una persona LGBT. Una diferencia esencial, de base, de fondo, una diferencia de las que justifica un trato diferente. Una diferencia que justifica una discriminación. Una diferencia que te hace pedir naturalidad extra a algo que ya es natural.

Porque las personas LGBT son… iba a poner naturales, pero es que no son huevos ecológicos ni quesos con denominación de origen, son personas. E introducir un personaje LGBT en una novela no implica NINGUNA ALTERACIÓN EN LA TRAMA. Ninguna, cero. Nada.

Conan, Indiana Jones o James Bond podrían haber sido perfectamente gays o trans. Podrían haber sido mujeres. Sin problema. Bruce Wayne podría haber sido perfectamente un hombre trans, sus escarceos amorosos y sexuales en sus películas no afectan en absoluto al desarrollo de los argumentos de las mismas. Xena podría haber sido una mujer trans lesbiana y haber tenido hijos con Gabrielle. Marty, en Regreso al Futuro podría haber tenido novio en lugar de novia. ¿Ciudadano Kane? Tal cual. Las novelas de aventuras hablan de aventuras y Ciudadano Kane habla de determinadas cualidades humanas. Como resulta que las personas LGBT son personas, pues tienen las mismas cualidades humanas que ¿quién? Acertaste: que las demás personas. Si estás buscando alguna excusa para contradecir este párrafo es que tienes sesgos de LGBTfobia.

No te preocupes, no pasa nada. Yo también los tengo y escribir este artículo es una forma de hacerme consciente de ellos para eliminarlos.

Ahora, la pregunta del millón:

¿Deben todos los autores incluir protagonistas LGBT en sus novelas?

No. No es un deber.

Cada uno debe escribir lo que le apetezca, que para eso escribe. Pero desde la conciencia de lo que está haciendo. No digas que tus protagonistas no son LGTB porque no sabes nada sobre ellos (son personas, tú eres una persona y te los estás inventando) o porque no te salen. A mí no me sale madrugar, pero me pongo el despertador. Di que no escribes protagonistas LGBT porque no quieres o porque a tu cabeza cishet le resulta incómodo. Di en voz alta que te sientes distintx a una persona LGBT. Y luego ya, si eso, piensa a ver por qué. A lo mejor descubres que es por prejuicios.

Personalmente sólo he escrito una novela con personajes LGBT y lo he hecho porque la novela habla del amor universal. Me parecía una estupidez hablar de amor universal desde la perspectiva del mismo amor de siempre, así que hice el esfuerzo de introducir perspectivas nuevas para mí. NUEVAS PARA MÍ. No vayamos ahora a caer en el error de creer que hemos inventado o descubierto la rueda.

Creo, por último, que es una cuestión de justicia abrir espacios. Creo que dar visibilidad, que normalizar, a las personas que no son cisheteronormativas es básico. Igual que es básico escribir personajes protagonistas femeninos. Igual que es básico dejar de utilizar las enfermedades mentales como objeto en historias de terror (ya sabes, el niño con una discapacidad intelectual que percibe cosas que otros no perciben debido a esa discapacidad).

Es básico salir de todos los clichés.

No es sencillo porque las personas que, como yo, nos asomamos al mundo desde el balcón del privilegio, no nos damos cuenta de hasta qué punto llevamos puestas unas gafas deformantes. Pero hacerlo, hacer el esfuerzo es enriquecedor. Para todos. Y merece la pena.

Para escribir este artículo y publicarlo tal y como está he contado con la ayuda de dos personas: por una parte @Gladiadora Artizar o @GladiadoraT , a quien he pedido asesoramiento para asegurarme de que no metía la pata. Porque está muy bien querer ser aliadx, pero la condición de aliadx no me la puedo dar yo, me la tienen que conceder aquellxs con quienes deseo aliarme. Ella aconseja que a la hora de escribir personajes trans consultemos con dos o tres activistas porque desde el privilegio es muy sencillo caer en transfobadas varias. Estoy de acuerdo.

También me ha ayudado, con una primera revisión y recomendándome a Gladiadora, la autora Andie Villar, que publicó hace unos días este artículo y a quien podéis encontrar en twitter, justo aquí.

 

Anuncios