¿Por qué te ofende que una charla sea de pago?

por Alicia Pérez Gil

FEAT-VIVIRAyer asistí en twitter a un día de vorágine. Como soy una mujer blanca y cishet no la percibí como vorágine racista, pero sospecho que lo fue. Durante larguísimas horas, un montón de personas blancas insultaron y acusaron de diferentes atrocidades a una mujer negra.

¿El delito? Decir que cobraría por unas charlas acerca de racismo. Entiendo que se trata de charlas a favor de la erradicación del problema y que por tanto serían charlas pedagógicas. Entiendo, por tanto que se trata de pedagogía. Así, en pocas palabras: un curso o taller o charla, para ayudarnos a ser menos racistas; es decir, para ayudarnos a ser mejores personas.

¿Las acusaciones? Pues la más aséptica pero no por ello menos dañina fue la de capitalizar el activismo. Es decir, tratar de ganar dinero mediante el activismo.

¿Sabéis? Ni siquiera voy a entrar en profundidad en la defensa que más se ha recogido en las redes: que esta mujer negra, Negra Flor, se paga los viajes y por lo general el material y hasta los locales para dar esas charlas y que por tanto no obtiene beneficios. Ni hablaré de ese vicio absurdo que blancxs y negrxs compartimos y que es el de comer tres veces al día, salir vestidxs a la calle y mandar al colegio a nuestrxs hijxs.

No, hoy vamos a hablar de cobrar por el trabajo realizado.

Porque, veréis, no existe ninguna diferencia entre ir al sicólogx y asistir a una charla de raza. El sicólogx te arregla tus taras mentales (hablo así del trabajo de lxs sicólogxs porque soy paciente, no se me ofenda nadie. Es familiaridad) y negra Flor te arregla tus taras sociales. Ambxs tienen derecho a cobrar. Igual que cobra unx médicx. Mi hermana es médica y, además de curar a sus pacientes, a la colega le pagan un sueldo a fin de mes. Qué vergüenza, lxs médicxs, que deberían conformarse con salvar vidas. A lo mejor os parece que lxs activistxs negras no salvan vidas. Bueno, pues estáis equivocadxs. El racismo mata y mata a lo bestia, así que quienes que trabajan para erradicarlo trabajan por la vida. Desde mi punto de vista, además, trabajan por algo mucho más importante: trabajan por la vida digna de las personas racializadas. Y por desasnarnos a lxs blanquitxs, que tenemos mucho que aprender. Sobre todo porque sin ese desasnamiento, lo de la dignidad que decía antes, va a ser difícil.

Puede que todo lo que he dicho te parezca demagogia y que de verdad creas que la labor de sicólogxs y médicxs es sustancialmente diferente de la labor de lxs activistas. Puede que vayas a escribir un comentario hablando de los años de carrera universitaria que hacen falta para operar a corazón abierto. No sé tú, pero yo antes de que me contesten que seis u ocho años de carrera no son comparables a toda una vida siendo negra en un mundo de privilegios blancos, me lo pensaba.  Sobre todo si no conoces los blogs o el canal de youtube de la persona de quien estamos hablando.

Luego, para finalizar, está el asunto de siempre, el que no terminamos de interiorizar: si no quieres ir a una charla, no vayas. Ya está. No vayas. Pero deja a la conferenciante en paz.

Vale, y la última: piensa muy bien qué es lo que te pica tanto en todo este asunto: que te pidan dinero, que te pidan dinero por algo que tú consideras que es gratuito, que te lo pida una mujer, que te lo pida una mujer negra…  Yo no sé qué es lo que te ha ofendido tanto como para formar parte de la vorágine de ayer. No lo sé y no me interesa. Pero estaría bien que tú sí los supieras. Por si el motivo fuese bochornoso y lo quisieras trabajar.

Anuncios